INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Consiguen resucitar a un gato congelado que fue hallado enterrado en nieve

Después de una tormenta de nieve en el estado de Montana, sus dueños encontraron el animal en la intemperie, con síntomas de hipotermia aguda, rodeado de bolas de hielo. Milagrosamente pudo ser reanimado
Imagen del gato con hipotermia durante su curación | Animal Clinic of Kalispell

 

El noroeste de los Estados Unidos se encontraba a finales de enero sumida en una borrasca invernal de nieve y mucho frío. En la calle iba aumentando el grosor de la nieve y las temperaturas bajaban al menos a los -14º. En estas durísimas condiciones, una familia de Kalispell, en Montana, encontró su gato enterrado en su jardín por una montaña de nieve. Había salido de casa y no pudo regresar terminando su vida en un bloque de hielo.

Parecía más muerto que vivo, pero sorprendentemente una clínica veterinaria pudo reanimarlo, aunque su cuerpo bajó hasta una temperatura corporal inferior a los 32º. Fluffy, el gato milagro, llegó al veterinario completamente helado y cubierto de bolas de hielo por todo su pelaje. A pesar del panorama, el personal médico inició las tareas de reanimación.

El Dr. Devon Clark y su equipo lo calentó durante dos horas con agua templada y mantas. Usaron también una secadora de pelo y lo iban frotando cariñosamente como se hace en casos de hipotermia. El doctor declaraba a ABC News que cuando Fluffy llegó su temperatura corporal era tan baja que ni sus termómetros eran capaces de detectarla. Lo único que sabían era que debía ser inferior a 32º, lo mínimo, siendo la temperatura corporal normal de los gatos de unos 38º.

 

Después de 4 horas calentándolo, resucitaron al gato

Los veterinarios insistieron en salvar el gato congelado y aunque parecía que no reaccionaba a los cuidados e iba a perecer, un par de horas más tarde, la temperatura de Fluffy comenzó a subir y, con el tiempo, terminó por recuperarse.

El doctor explicaba a los medios que nunca antes había presenciado un milagro como este. «Llevó trabajando 24 años y nunca había visto un caso así. El gato estaba cubierto de hielo y su temperatura era tan baja que ni el termómetro la leía», comentava Clark muy asombrado. La clínica celebraba la recuperación del gato en su cuenta de Facebook.

 

 

Los intentos por salvar el animal tuvieron su recompensa, cuatro horas calentándolo con una secadora, cubriéndolo con una manta y frotándole, y al final reaccionó y se salvó. El gato ha vuelto a casa muy saludable con su familia. Seguro que tiene muy claro que, a partir de ahora, y hasta que pase el invierno, no saldrá al exterior.