INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

En riesgo de colapso el sarcófago de Chernóbil que contiene la radiación almacenada

El mal estado de la estructura ha hecho que se toman medidas para evitar su colapso. Está previsto que el 2023 se empiece a desmantelar el sarcófago dañado
El sarcófago de Chernóbil en riesgo de colapsar | Reuters

 

El 26 de abril de 1986, el núcleo de un reactor nuclear de la planta de Chernóbil, se abrió durante una prueba de seguridad rutinaria, enviando gases de material radiactivo al aire. La explosión y los incendios posteriores provocaron una contaminación extendida en toda Europa.

Después del desastre, se construyó un ‘sarcófago’ de gran tamaño alrededor del reactor para retener los materiales radioactivos como el curio, el uranio y el plutonio. La construcción de esta cubierta, expuso a muchos trabajadores a niveles peligrosos de radiación y por lo menos 31 personas murieron de enfermedades agudas por radiación.

El sarcófago contaba con 400.000 metros cúbicos de hormigón y alrededor de 7.300 toneladas de acero, una estructura diseñada para ser robusta. Aun así, su construcción se hizo apresuradamente, y no se lograron sellar todas las juntas del edificio.

El desastre de Chernóbil | Reuters

 

La mala gestión en la construcción del sarcófago, ha dado sus problemas y actualmente se encuentra en unas condiciones críticas. El resultado es tan grave, que actualmente tiene que ser desmantelado antes de que su estructura derrumbe. Así lo ha notificado la empresa ucraniana que gestiona la central, donde los expertos afirmaron que había una probabilidad muy alta de colapso.

2023, la fecha clave

Está previsto que el desarme del sarcófago sea para el año 2023. Los trabajadores de la construcción tendrán que reforzar la estructura mientras se desmontan sus partes. Posteriormente, las piezas se limpiarán y se enviarán para su reciclaje o eliminación.

Operarios en Chernóbil | Gleb Garanich

 

Durante estos últimos nueve años, los trabajadores han estado construyendo un caparazón alrededor del sarcófago. Este nuevo caparazón permitirá proteger la liberación de los materiales radioactivos almacenados dentro del sarcófago cuando se proceda a retirar sus elementos. 

Una vez el sarcófago haya sido desmantelado, los trabajadores empezarán la gran tarea de limpiar los residuos radiactivos que aún permanecen en el reactor número 4. Se espera que estos nuevos refuerzos duren hasta el año 2065.