INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

El sudor atrae a los mosquitos: primer paso para crear el repelente definitivo

Un grupo de expertos de los Estados Unidos ha determinado que los mosquitos escogen a sus víctimas según el olor de su sudor para llevar a cabo sus dolorosas picaduras
Los mosquitos hacen la vida imposible a muy agente | Cedida

 

Las picaduras de los mosquitos son la pesadilla de una gran parte de la población, especialmente en primavera y verano. Ahora, un grupo de investigadores biólogos de los Estados Unidos ha descubierto que el olor del sudor humano es la guía de los mosquitos para escoger a sus víctimas, cosa que abre la puerta a que, en un futuro, se pueda crear el repelente perfecto.

Según un informe que se ha publicado recientemente en la revista 'Current Biology', los mosquitos hembra detectan los compuestos ácidos volátiles del sudor que desprendemos los humanos en su proceso de buscar víctimas para picar. Un elemento que se añade al dióxido de carbono, el olor corporal, la humedad y las señales visuales que ya de por sí se sabía que buscaban estos pequeños 'vampiros'.

 

Las plagas de mosquitos aumentarán este verano | Cedida

 

Un producto que haga ‘invisibles’ a los humanos

Los expertos afirman que este descubrimiento es el primer paso para encontrar el repelente definitivo en un futuro, es decir, el producto que garantice al 100% que los mosquitos no nos picarán. En definitiva, que los humanos nos volvamos ‘invisibles’ para los mosquitos. Un extremo que queda, por ahora, lejos de ser una realidad inmediata.

En concreto, los mosquitos se guían por el correceptor olfativo Ir8a para seleccionar a las personas que quieren picar. El actual estudio ha demostrado que si se elimina este elemento los mosquitos tienen muy difícil poder detectar a sus víctimas, cosa que reduce y mucho sus picaduras.

«Eliminando la función del gen Ir8a hemos comprobado que, aproximadamente, se elimina el 50% de la actividad de búsqueda de los mosquitos», explica el coautor del estudio e investigador de neurobiología de mosquitos de la Universidad Internacional de Florida, Matthew DeGennaro.

Más allá de encontrar un nuevo repelente mucho más eficaz, los expertos creen que también se podrían mejorar los que ya existen, así como diseñar sistemas para alejar a los mosquitos de lugares donde haya personas habitualmente, tales como terrazas de bares o piscinas. No se descarta, incluso, la creación de trampas.

Comentarios