INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

YouTube podría ahorrar más de 500.000 toneladas/m² de CO2 cada año con un gesto al planeta

La energía usada en pantallas iluminadas para ver vídeos musicales son una potente fuente de contaminación, que se podría reducir escandalosamente si se pudiesen apagar para escuchar música
Imagen de unas oficinas de YouTube | YouTube

 

Se ha descubierto la huella de contaminación que provoca el hecho de escuchar música con nuestro teléfono móvil mediante YouTube. El funcionamiento de aplicaciones móvil genera una alta contaminación porque necesita ordenadores funcionar todo el día para que se desarrolle sin desconexiones, pero el dato energético que necesita la conocida plataforma de vídeos pone los pelos de punta.

Un estudio de investigadores británicos ha revelado que YouTube emite 10 millones de toneladas métricas anuales de CO2, volumen que podría ser reducido en un 5 % con un sencillo paso: bastaría que permitase la reproducción de videos musicales sin tener que mantener la pantalla encendida.

Estas cifras se basan en que cada día se reproducen 1.000 millones de horas de vídeos al día, de las cuales un 27 % corresponde a videos musicales. Los científicos plantean que la mitad de ellos solo se escucha y por lo tanto no necesita del componente visual. Según el estudio, si los usuarios de YouTube pudieran en estos casos apagar la pantalla, ahorrarían al medio ambiente 586.000 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año.

Una contaminación equivalente a la que generan 150.000 personas

La popular plataforma de vídeos emite una enorme cantidad de C02 para el desarrollo de su servicios | Pixabay

 

El volumen descomunal de carbono que se emite a la atmósfera por escuchar música desde un dispositivo móvil genera una contaminación proporcional al gasto energético de 150.000 habitantes de todo el planeta en un año. Los expertos creen que, si las pantallas se pudieran apagar mientras se utiliza la famosa plataforma, el ahorro total sería aún mayor, ya que se podría aplicar a otros tipos de vídeos.

«La gente está concienciada de la elevada cantidad de energía que usan los centros de datos. Pero para un servicio de transmisión como YouTube, el mayor gasto de energía se utiliza en la red móvil», explica el profesor Chris Preist, uno de los autores del estudio. Hasta el momento, esta plataforma de vídeos tan popular desgraciadamente solo permite reproducir audio sin encender la pantalla a los clientes suscritos al servicio Premium.

Comentarios